INSTITUCIÓN SALUDABLE

Entregado: 06-04-2016 / Aprobado: 16-04-2016

Institución saludable

Por el Dr. Álvaro Campo

Doctor en medicina con Maestría en Seguridad, Salud y Ambiente. Mgtr. en Gerencia de Servicios de Salud. Ex asesor de OPS/OMS durante 15 años, en Gestión de Riesgos y Desastres. Médico ocupacional en la Universidad Casa Grande (UCG).

 

La práctica de las empresas e instituciones del mundo moderno lleva a formular nuevas concepciones sobre la manera de organizar la producción y los servicios. Es factible aseverar que se está empleando un nuevo modelo de organización, en el que la seguridad del trabajo tiene un papel de mayor alcance que en el pasado.

 

Las empresas e instituciones contratan trabajadores sanos para la ejecución de una actividad productiva y deben evitar que sufran accidentes o enfermedades en el desarrollo de sus funciones, un acontecimiento de este tipo implica consecuencias legales y económicas para la organización (costos directos e indirectos), lo que se traduce en pérdidas, baja productividad o incidencia en la oferta de servicios.

 

Cuando se habla de seguridad y salud en el trabajo el tema va mucho más allá que el cumplimiento de una norma para satisfacer a las autoridades. Es mirar con la convicción de productividad, responsabilidad social, satisfacción laboral y el factor ético. La Organización Mundial de la Salud define a la salud como el “estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”(OMS, 2016).

 

El Instrumento Andino sobre Seguridad y Salud, en su Art. 1, literal c) indica: “Salud es un derecho fundamental que significa no solamente la ausencia de afecciones o de enfermedad, sino también de los elementos y factores que afectan negativamente el estado físico o mental del trabajador, y están directamente relacionados con los componentes del ambiente del trabajo” (Consejo Consultivo Laboral Andino, octubre 2005, pág. 5).

 

En este instrumento se enfocan los elementos del trabajo que pueden afectar a los colaboradores de una empresa, entendiéndose que los elementos o factores son los ambientes del trabajo o herramientas que no deben ocasionar daño o enfermedad del mismo.

 

¿Por qué preocupan los factores de riesgo?

Sin importar la razón de ser de la organización, siempre existirán condiciones que generan un impacto biológico en los trabajadores en mayor o menor medida, como enfermedades o accidentes, y también lo que se llama estrés oxidativo, trayendo como consecuencia la producción de radicales libres, que a la postre serán los responsables de alteraciones agudas o crónicas en el organismo.

La presencia de factores de riesgo que transgreden al organismo, creando a nivel biomolecular una cascada de radicales libres, establecen un desbalance entre los sistemas oxidativos (Generadores de Especies Reactivas de Oxígeno, EROS) y los antioxidantes como mecanismo de defensa.

Cuando la injuria es fuerte se produce un debilitamiento de los sistemas antioxidantes, dando como resultado la presencia de lo que se conoce como estrés oxidativo, con daño oxidativo sobre las biomoléculas (lípidos, proteínas y ADN), facilitando el inicio de una serie de eventos bioquímicos que pueden conducir a la aparición o agudización de la enfermedad, e incluso alterar el desempeño físico o psíquico de una persona aparentemente sana (SellésI & García, 2007) (ver Gráfico 1).

 

 

 

 

 

 

 

 

Gráfico 1

¿Cuándo es saludable la empresa y qué importancia tiene?

Partamos del concepto de ‘Empresa saludable’, que promueve la OMS: “Un entorno de trabajo saludable, es un lugar donde todos trabajan unidos para alcanzar una visión conjunta de salud y bienestar para los trabajadores y la comunidad. Esto proporciona a todos los miembros de la fuerza de trabajo, condiciones físicas, psicológicas, sociales y organizacionales que protegen y promueven la salud y la seguridad; permitiendo a los líderes y trabajadores tener cada vez mayor control sobre su propia salud, mejorarla y ser más energéticos, positivos y felices”(OMS, 2010, pág. 14).

El Instituto Nacional Americano para la Salud y Seguridad Ocupacionales (NIOSH) señala: “Empresa saludable es la que tiene la visión de que existan espacios de trabajo libres de peligros previamente reconocidos, con políticas sustentables, programas y prácticas de promoción de la salud; y empleados con franco acceso a programas y servicios efectivos que protejan su salud, seguridad y bienestar” (OMS, 2010, pág. 14).

En el XVIII Congreso sobre Seguridad y Salud en el Trabajo en Seúl (Corea del Sur, 2008), los participantes firmaron la declaración de Seúl sobre Seguridad y salud en el trabajo, que afirma específicamente que un ambiente de trabajo seguro y saludable es un derecho humano fundamental. En la actualidad, son cerca de 8.402 empresas de cerca de 162 países los que han participado, para avanzar en su compromiso con la sustentabilidad y la ciudadanía corporativa (United Nations Global Compact, 2016).

De cualquier manera, no importa el giro de la organización, estos espacios laborales necesitan de trabajadores para llegar a la superación, lo que hace oportuno que los empleadores garanticen contar con empleados mental y físicamente saludables, y continuar con los programas que promocionan y brindan protección a la salud (OMS, 2010, pág. 6). Hablamos de la salud como un recurso para la vida diaria, no para el objetivo de la vida, ya que permite a las personas llevar una vida individual, social y económicamente productiva.

Bibliografía

Consejo Consultivo Laboral Andino (31 de Marzo de Octubre 2005). DECISIÓN 584 Instrumento Andino de Seguridad y Salud en el Trabajo. Lima: INSTITUTO LABORAL ANDINO. Obtenido de DECISIÓN 584: http://www.bvsde.paho.org/bvsacd/cd46/decision584.pdf

Desarrollo Humano en Salud (4 de Abril de 2016). Obtenido de dhusalup: www.alvarocampo.net

OMS (2010). Entornos laborales saludables. Ginebra: OMS.

OMS (2010). Entornos Laborales Saludables. Ginebra: OMS.

OMS (31 de Marzo de 2016). OMS. Recuperado el 31 de Marzo de 2016, de OMS: http://www.who.int/suggestions/faq/es/

SellésI, A. J., & García, M. G. (Julio – Septiembre de 2007). Experiencias de la terapia antioxidante con Vimang en la atención primaria de salud en Cuba. Revista Cubana de Salud Pública vol.33 n.3 La Habana Jul./Sep. 2007. Recuperado el 4 de Abril de 2016, de http://www.scielosp.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-34662007000300017

United Nations Global Compact (31 de Marzo de 2016). https://www.unglobalcompact.org/. Obtenido de https://www.unglobalcompact.org/: https://www.unglobalcompact.org/

 

Escrito por

Comentarios cerrados.