UBALDO GIL: EL EDITOR QUE CONOCÍ

Entregado: 30/05/2014 Aprobado: 12/06/2014

Por Alexis Cuzme

(Manta, 1980) Lcdo. en Ciencias de la Comunicación, mención Periodismo, en la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí. Magister en Periodismo en la ULEAM/CEPIRCI. Escritor, bloguero, promotor literario y editor independiente. Asistente editorial en el sello universitario Mar Abierto.

 

¿Para qué decir que fue narrador, docente universitario y editor? ¿Para qué volver a contar su sueño: crear una editorial que acogiera a los autores manabitas y nacionales? ¿Para qué continuar diciendo que fue la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, la que ayudó a la realización de aquel sueño salino pensado desde las calles de Tarqui, en Manta? ¿Para qué redundar en que fue él quien pensó y reunió a los editores universitarios del país para formar la Red de Editoriales Universitarias y Politécnicas de Ecuador (REUPDE)? ¿Para qué?

Para recordarlo como el gestor de un proyecto editorial, Mar Abierto, que despegó y voló muy alto, que fue acompañándose en catorce años de autores y títulos, reconocidos desde un contexto literario y académico en Ecuador. Para valorar, y tener como modelo su persistencia, desde una provincia sin ninguna tradición editorial, sentando un precedente: el trabajo de edición, filtro fundamental en el proceso de legar (mediante libros) conocimiento desde las universidades al país.

Para saber que un editor no debe ser un improvisado, que la edición demanda trabajo, que el libro es apenas la última parte de todo un proceso. Para recordarlo en su búsqueda acelerada de profesionalizar a las universidades desde el campo de la edición, porque sus libros hablan por ellas. Para grabarnos, de una vez por todas, que una imprenta no es una editorial.

Para vincularnos al desarrollo editorial de la región. Para codearnos con editores universitarios dispuestos a compartir su conocimiento. Para que la edición no sea una labor de improvisados. Para sacudirnos, ensordecernos, herir el ego y demostrarnos que un editor es decisivo en su palabra: publicar o no publicar.

La última vez que lo vi estaba sobre una camilla en uno de los cuartos de emergencia del hospital del IEES de Manta. Le costaba respirar y hablar, pero aun así lo hizo. Se burló de lo que le había pasado, del desconcierto al no saber si saldría de allí, si volvería a liderar su sueño. Sospecho que sus pensamientos siguieron junto a ese mar, del que aún retumba su nombre en eco.

 

 

 

Manta, 7 de mayo de 2014

 

A nuestro padre.

 

 

Ubaldo, playa y domingo

 

Simone Gil Mondavi, hermana menor e hija

Transitar a mar abierto, es navegar con la intrepidez de que a cada paso dejas asentado con tus huellas, con cada pista, con cada movimiento, que perteneces a historias, y para ser sinceros de la mano manabita, hasta de cuentos. Todo nos lleva a significar. Las desdichas imprevistas del coraje de las olas, el vaivén relajado, o la ilusión de lo que el mar te puede regalar.
Empezar a caminar a pasos lentos, al ritmo del mar, fue aprender del imaginario como latinoamericanos, de la playa y el domingo, de las ganas secas de luchar y de no dejar que se desvanezcan las utopías en las aulas universitarias de los manabitas, por una tierra con una comunicación más justa y solidaria, y aprender de las desesperanzas alimentadas por estas imaginaciones. Pues si escribir letras ya era de locos, parir libros era un absurdo deluríum trémens, pero de sueños que durante años ayudaron a caminar a escritores, comunicadores, periodistas y chiflados que creyeron que: “Cada época crea sus propias ilusiones. Sus propios mitos y Dioses. Mañana lo de hoy puede ser un sueño y locura.”₁

Desde afuera o desde adentro, las letras nos identifican, nos segmentan y hasta nos conceptualizan. A veces, llegamos –o nos hacen llegar-  a conclusiones de lo que proyectamos, en donde hay una sutil línea idealizada que raya en lo fantasioso.

Tras pasar y pisar por un cúmulo de incidentes en un intento por recaudar a ciencia incierta mis propios relatos, al reflexionar sobre todos los adjetivos con que edificó la editorial que siempre soñó, los recovecos de esta memoria se burlaban de los episodios del escritor que escondía en su pasión lo que nos vomitó nuestra historia: La desfachatez del cholo. La dimensión exótica del aire abrumador de las calles de los que conocen a Tarqui desde sus entrañas. La risa de negro. Las mañas de las fantasías de los libros que alimentaron sus realidades.

En mi cabeza retumbaba el “de todo se aprende, de todo se aprende…” de él, de la playa y del domingo, de endiosar libros, del ritmo impredecible del océano, de apostarle a lo que uno cree, de las treguas de los pactos entre las letras y los libros que nos invitan a soñar y a veces nos obligan a correr, de caminar en consonancia con la cadencia propia del costeño, sereno, inquieto y abrumado de adjetivos como su mar.

De las desdichas de aventuras y desventuras que lo fueron acentuando por defecto.

Tal vez otras generaciones hayan conquistado otras bahías, tal vez otras vivan para tomar el desafío de hacer lo que la conciencia les dicte, después de todo, como dicen por ahí, la historia es una señora de digestiones lentas. Y a pesar de vivir en un mundo que nos invita al desaliento, con gritos ahogados de entusiasmos perdidos, las tramas sin utopías también pintan en el horizonte, ilusiones absurdas obligándonos a transitar, en nuestro derecho al delirio. A mar abierto.
——–

₁ Ubaldo Gil Flores, “La noche en que fui Cristóbal Colón” (2005)

 

SONY DSC

Escrito por

Nos reservamos el derecho de publicar comentarios.

No existen comentarios aún.

Deja tu comentario