LIDERAZGO Y EL MODELO DE LA ORGANIZACIÓN DE ESTADOS AMERICANOS EN WASHINGTON DC (WMOAS)

Entregado: 05-05-2016 / Aprobado: 8-05-2016

 

Por Paula Nimbriotis Manzur y Stefano Vanoni Caamaño

Estudiantes de la carrera de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Facultad de Administración y Ciencias Políticas de la Universidad Casa Grande (UCG).

La universidad es una etapa fundamental para cualquier estudiante. No solo crea espacios de aprendizaje, sino que también se la puede percibir como una fuente de inspiración. Es en las actividades diarias que un estudiante demuestra su compromiso con lo que estudia, su potencial y sus fortalezas. Una decisión constante que conlleva a proponerse metas y objetivos así como asumir retos para el crecimiento personal –entre estos, adoptar una posición de líder–.

Un líder aprende constantemente y no tiene miedo de expresar lo que piensa. Este aprendizaje también se obtiene de cometer errores. Un verdadero líder tiene una visión de lo que desea alcanzar y sus acciones se centran en el camino a conseguirlo. Proyectarse hacia la excelencia y reconocer la importancia del trabajo en equipo son las bases del liderazgo.

La personalidad del líder no se hace de la noche a la mañana, se forja. Un líder debe vencer miedos, dificultades y obstáculos para romper esquemas. Debe saber comunicar sus virtudes, pero también escuchar a su entorno, e incluso, reconocer cuando se ha equivocado.

Experiencias personales

Stefano Vanoni Caamaño.- Al momento de describir el liderazgo, hay que tener en cuenta varias consideraciones, entre éstas, la responsabilidad que trae consigo. El ser un líder no es nada fácil. Uno tiene que cumplir una serie de expectativas. Asimismo, es necesario estar consciente que un buen líder debe poder transmitirlas al grupo para alcanzar el éxito. El líder se vuelve una persona en la que el equipo confía, le exigen y lo impulsan para conseguir resultados Para lograr el éxito, se necesita tanto del líder como de quienes lidera, tener un buen equipo y que exista una confianza mutua.

En lo personal, tuve la oportunidad de participar en el Modelo de la Organización de Estados Americanos en Washington DC (WMOAS) en Marzo del 2015. Paula Nimbriotis y yo fuimos los delegados del Comité General, representando al Ecuador, a la Universidad y al país asignado en la simulación: Paraguay, todo a la vez. Ese mismo año, me postulé como Vice-Presidente del Comité General. Competía con dos candidatos más, muy bien preparados. Tenía una mezcla de ansiedad, nervios y ganas de convertirme en la nueva autoridad.

En el WMOAS 2016, tuve la oportunidad de ser el Vice-Presidente. Entre mis funciones estaba asegurarme de presidir las sesiones establecidas y que se cumpliera a cabalidad el marco legal. Trabajé junto con el Presidente y la Secretaria General para mantener el dinamismo y orden con el resto de comités. Hoy en día, puedo afirmar que esta experiencia ha sido muy enriquecedora tanto para mi vida personal, como académica, pues me ayudó a desarrollar nuevas habilidades, amistades, aprender y trabajar con estudiantes de diferentes partes del continente americano. Siempre estaré agradecido por el apoyo de mi familia y de la Universidad, el que nunca he dejado de recibir.

 

Paula Nimbriotis Manzur.- Cuando volví al WMOAS en 2016, por segunda ocasión, tenía un objetivo claro que alcanzar: ganar la Secretaría General. Esta posición representa la máxima dignidad dentro del modelo, así mismo,la máxima responsabilidad. Definitivamente, este cargo fue un reto que me atreví a perseguir con todo lo que ello implicaba, pues el trabajo no empieza en el próximo modelo, sino desde la preparación del discurso de candidatura.

Tener al frente a estudiantes, profesores y dignidades provenientes de todo el hemisferio americano puede llegar a ser realmente intimidante, sobre todo si tienes que dar un discurso para convencer a los delegados que eres la persona indicada para el cargo. Aunque debo admitir que estuve nerviosa, con el apoyo de mis compañeros, no me dejé vencer. Estaba segura de conseguir la Secretaría General, pues eso era lo que quería.

Después de muchos intentos logré elaborar un discurso que reflejaba el liderazgo que me comprometía a ejercer.  Ante todo, hay que tener en claro lo que quieres y cómo lo vas a conseguir. Además, es fundamental creer en uno mismo y en tus capacidades, pues el miedo solo te impide cumplir tus sueños. La meta es establecer una conexión con el resto de delegados, dejando en claro la importancia del trabajo en equipo y de estar dispuesto a aprender del resto.

En definitiva, el modelo de la OEA no es solo una oportunidad para aprender de la realidad internacional y establecer contactos por todo el continente, sino que al final terminas también conociéndote a ti mismo. Con cada decisión que tomas pones a prueba tu conocimiento, inclusive esta experiencia puede llegar a cambiar el curso o la perspectiva de lo que será tu vida como profesional. Al final de la semana, te das cuenta que eres capaz de lograr todo lo que te propongas y por qué no, volver a casa siendo Secretario General.

 

Comentarios finales

Durante todo el proceso hay algo muy importante a tener en cuenta. El triunfo adquirido no es solo tuyo, sino de todos aquellos que te apoyaron para llegar hasta ahí. Definitivamente, haber alcanzado nuestros objetivos implicó la confianza y ánimo de toda la delegación. Además del apoyo incondicional de los profesores a cargo: Daniela Orrantia y Sebastián Umpierrez De Reguero, quienes nos prepararon para dar lo mejor de nosotros como delegados.

Esta modalidad, como el WMOAS, nos brindan a los estudiantes no solamente una forma de aprendizaje sino que nos abre las puertas a nuevas experiencias. Las oportunidades y los contactos que puedes hacer pueden llegar a mantenerse de por vida. De esta forma, el WMOAS le permite a los casagrandinos por medio del debate, la diplomacia, la negociación y la estrategia a que ejerzan el lema de “aprender haciendo” como la máxima premisa de la Universidad Casa Grande.

Escrito por

Comentarios cerrados.