CASOS: DUSNUDANDO EL ALMA

Entregado: 30-10-2015 / Aprobado 05-11-2015 

MI EXPERIENCIA CON LAS TRABAJADORAS DE REDTRABSEX

Caso V de Comunicación Escénica

Por Ana Valeria Lara A.

Tecnóloga de Actuación y Dirección Escénica. Estudiante del quinto semestre de la carrera de Comunicación Escénica de la Universidad Casa Grande (UCG).

Escoger una Organización No Gubernamental (ONG) con una problemática social vigente, investigar el trabajo que desempeñan y realizar un performance que me sensibilice como actriz, fue el pedido del Caso.

Después de la entrega del brief, tuve la suerte de conversar con una profesora de la UCG. A ella le había llegado un mensaje sobre el plantón que las trabajadoras sexuales de Redtrabsex realizarían por primera vez en Guayaquil, en el Parque Centenario.

Al enterarme del evento fui y me arriesgué. Sin conocer a nadie, pregunté por la presidenta de la ONG y luego conversé con la gestora cultura, ambas se comportaron amablemente conmigo. Al intercambiar miradas con las mujeres de esta organización, pude notar que detrás de los antifaces que llevaban puestos, se encontraban grandes personas.

Cuando se terminó, me invitaron a la sede que está cerca del parque. Esa misma tarde, ellas se sentaron a compartir su experiencia del plantón y me ofrecieron estar presente. De esta forma, les pude comentar el trabajo que tenía que realizar. Al principio me sentía un poco incómoda porque no sabía cómo llegar a ellas. Poco a poco comencé a dialogar con cada una y me di cuenta que son mujeres como cualquier otra, con necesidades y sentimientos.

Me llevó una semana analizar los movimientos y la puesta en escena. No sabía cómo expresar todo lo que sentí al trabajar con estas luchadoras. Significó mucho para mí poder aprender de ellas, ver lo valientes que son y, casi de la nada, emprendí un viaje en el que interioricé el performance, donde desnude mi alma completamente.

El día esperado llegó. Me levanté, me duché, observé mi cuerpo y me dije: “Estoy lista”. Llegué justo a tiempo para la hora de mi presentación, en el teatro de la UCG. Aun así, hubo un problema con el sonido; yo estaba desesperada por empezar, pero no iba a dejar que eso invadiera el deseo de querer ponerme en los zapatos de estas mujeres, madres, hijas y esposas.

Cuando termine, sentí un alivio de haber podido representar a las trabajadoras sexuales que, por sus distintas circunstancias, luchan cada día y tratan de sobrevivir. Sentía algo dentro de mí que no lo puedo explicar y me gustaría volver a sentirlo, ese momento de catarsis. Gracias a este caso descubrí que mi vocación es la actuación y mi trabajo es poder ayudar a los demás.

Escrito por

Comentarios cerrados.