CAMABALACHE III

 

Entregado: 20-04-2016 / Aprobado: 30-04-2016



CASOS

 

Por Jorge Franco Ceballos

Estudiante de Diseño Gráfico y Comunicación Visual de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Casa Grande (UCG)


Como primer y segundo Caso desde que entré a la Universidad, fui parte de Cambalache, que en 2015 tuvo su tercera edición. Cambalache es un proyecto social en el que participamos alumnos de primer y cuarto año de la carrera de Diseño Gráfico. El objetivo de este proyecto es recolectar una cantidad establecida de recursos por medio del trueque o ‘cambalache’ de productos creados por los alumnos, para luego donar estos bienes a personas desfavorecidas. En las ediciones anteriores de Cambalache, la meta fue recolectar libros en 2013 y comida en 2014, pero este año el objetivo fue recolectar ropa en buen estado y crear un pulguero, con el fin de recaudar fondos para poder brindar educación a jóvenes que no pudieron terminar sus estudios secundarios.

 

Las personas que manejaron este proyecto fueron los alumnos de cuarto año, quienes, según sus destrezas se encargaron de liderar las distintas secciones en las que nosotros, los de primer año, fuimos divididos. Cada una de estas secciones se encargaba de ejercer un rol distinto (producción de objetos, medios, finanzas, logística). La nota final de Cambalache dependería de que tan bien se hubiera organizado la producción del evento, la cantidad de objetos producidos y si es que se habría logrado alcanzar o superar la meta establecida de los bienes materiales.

 

La etapa de la producción de objetos a intercambiar fue básicamente el inicio del proyecto para nosotros, del primer año. Pese a que estábamos en distintas secciones, todos trabajamos en la tienda de diseño desde las siete de la mañana hasta un poco antes de las diez de la noche durante dos semanas consecutivas. Este fue realmente un momento en el que nosotros, los menores, con limitados conocimientos, más aprendimos, ya que estuvimos trabajando con nuevas herramientas y siempre tuvimos supervisión y la ayuda de los mayores y de algunos profesores.

 

Luego del periodo de producción en el que se logró alcanzar el número de objetos que se debían producir, se dio el día del evento Cambalache, donde la gente que asistió intercambió ropa por los objetos que creamos. En las dos ocasiones en las que participé se logró alcanzar la meta de bienes, incluso en esta edición de Cambalache logramos superar esa meta.

 

Para mí, y seguramente para todos mis compañeros, Cambalache no fue únicamente una nota de Casos, sino un acto humano en el que pudimos sentirnos capaces de aportar con nuestro esfuerzo y destrezas, a la parte más desfavorecida de nuestra sociedad.Es por eso que personalmente me siento privilegiado de haber podido participar dos veces en este Caso.

 

DESTACADOS:

Cambalache no fue únicamente una nota de Casos, sino un acto humano.

Escrito por

Comentarios cerrados.