PAP 2015: PROYECTO REHEART

Entregado: 20-04-2016 / Aprobado: 30-04-2016

PAP 2015

El arte desintoxica

Por Mónica Crespo

Licenciada en Educación Inicial con mención en Psicopedagogía de la Universidad Casa Grande (UCG). Fundadora de la marca de ropa ecuatoriana, Emecé, y propietaria de la tienda Tuluk.

Proyecto de aplicación profesional creado por Michelle Gallardo (Comunicación social con mención en Marketing), Jesse Gallardo (Comunicación Escénica), Verónica Ruiz (Comunicación Escénica), Gabriela Lazo (Comunicación Social con mención en Marketing), Gustavo Jara (Comunicación Social con mención en Relaciones Públicas) y Mónica Crespo (Educación Inicial con mención en Psicopedagogía).

 

Este proyecto surge de una problemática latente en Ecuador: las adicciones. Reheart nace de la necesidad de demostrar que el arte desintoxica. ¿Cómo lo hicimos?, por medio del teatro.

 

Esta vía artística permitió desarrollar talleres de teatro impartidos en clínicas de rehabilitación de adicciones, con el fin de promover la confianza en sí mismos, mejorar la autoestima y que reconozcan sus habilidades.

 

Previo al plan de acción de este proyecto, se realizó una investigación que demostró que las metodologías en estos centros no cuentan con actividades artísticas enfocadas en generar nuevos intereses, sino que las imparten como actividades ocasionales y sin relevancia alguna. Por ello, Reheart brindó a los pacientes técnicas de teatro que puedan ser usadas como herramienta para lograr verdaderos cambios en su vida cotidiana, individual y colectiva.

 

Se utilizó el teatro como medio para la resolución de problemas reales en la sociedad, llevándolos a reencontrar la confianza, valoración personal, el respeto y la aceptación de los demás.

 

Para la realización de este proyecto fue de vital importancia el conocimiento y experiencia en el campo teatral de los docentes Itzel Cuevas, Marcelo Leyton y Silvia Marín. El taller se brindó de forma gratuita y voluntaria, porque la idea fue crear un ambiente positivo y generar una convivencia que aporte a la reconstrucción social de los internos. Cabe mencionar que, el grupo objetivo (los internos), al que fue dirigido el proyecto, se encontraba en un estado emocional vulnerable, e incluso algunos de ellos estaban afectados física y mentalmente.

 

La realización del proyecto de aplicación profesional no solo consistía en cumplir con un aporte social, sino también en usar la creatividad y salir de lo tradicional. Es por eso que el proyecto no solo se quedó en talleres, sino que se aprovecharon los dotes descubiertos en los internos y los avances dados a lo largo del taller, para presentar una obra creada por ellos a base de sus vivencias.

 

Se presentó ante un público, que incluyó a familiares, internos de la clínica no participantes del taller, prensa  y otros interesados en asistir al evento. La obra permitió poner en práctica todo lo aprendido, trabajar de forma colectiva y dar protagonismo a los internos para recuperar la confianza en ellos mismos.

 

La presentación fue el 19 de noviembre de 2015, en la Casa de la Cultura de Guayaquil, donde se presentó un pequeño documental para contextualizar a los invitados sobre el recorrido de los internos-alumnos, y cómo se creó Reheart.

 

Al ser un trabajo en equipo, cada uno colaboró a partir de su área específica de estudio. Por ejemplo, los tesistas de Comunicación Escénica trabajaron en conjunto con los docentes de teatro para crear el contenido del taller, practicar la obra junto a los talleristas, observar cambios en cada uno de ellos enfocados en lo teatral, etc.

 

Los estudiantes de Comunicación Social con mención en Marketing, crearon un presupuesto para el proyecto y estrategia de financiamiento. Por su parte, los alumnos de Comunicación Social con mención en Redacción Creativa se encargaron de la cobertura del proyecto como aporte social para profundizar en esta problemática.

 

Estos aportes se enriquecen cuando se hace un análisis en cuanto a la parte pedagógica, es decir, observando el desarrollo de la persona internada desde lo emocional, evolución de su autoestima, evaluación de la relación profesor-alumnos, análisis del desarrollo de la relación entre los propios estudiantes, antes y después de realizar el taller.

 

El resultado de Reheart fue mucho mejor de lo que se esperaba, y es importante resaltar que Reheart se creó por medio del arte, y fue el teatro lo que ayudó y permitió que estos pacientes se conozcan nuevamente, que se valoren y conozcan su cuerpo. A partir de lo enseñado pudieron reconstruir sus metas y mejorar en cuanto a cooperación, cumplimiento de normas, socialización, entre otros factores.

 

Esta experiencia va mucho más allá de un aprendizaje académico, se comprobó que el arte desintoxica, que por medio de cualquier rama artística, no solo del teatro, puedes liberarte. Lograr que tu imaginación vaya mucho más allá de su objetivo primario.

 

Nos permitió conocer realidades que quizás nunca hubiéramos vivido de una manera tan cercana. El beneficio fue mutuo, nosotros también aprendimos de ellos. Se desarrolló desde un equipo de trabajo hasta una familia, y a esto le llamamos REHEART.

 

DESTACADOS:

Se utilizó el teatro como medio para la resolución de problemas reales en la sociedad.

Escrito por

Comentarios cerrados.