CONGRESO INTERNACIONAL DE INVESTIGACIÓN, PRODUCCIÓN CIENTÍFICA Y EDITORIAL UNIVERSITARIA EN LA UNIVERSIDAD POLITÉCNICA SALESIANA

Entregado: 15-04-2016 / Aprobado: 30-04-2016



 

Cuenca, 28-29-30 de octubre de 2015

Por Juan de Althaus

Carol Jara

Doctoranda en Economía Aplicada de la Universidad de Córdoba (España). Profesora investigadora de la Universidad Casa Grande (UCG). Directora de la línea de investigación de Internacionalización. Analista económica. Consultora.

 

Sebastián Umpiérrez

Docente e investigador de la Facultad de Administración y Ciencias Políticas de la Universidad Casa Grande (UCG). Magíster de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Áreas de interés en investigación: instituciones y procesos políticos, estudios transnacionales y migración.

 

El 28, 29 y 30 de octubre de 2015 se realizó en Cuenca este congreso, en el que  participaron ponentes nacionales, españoles, italianos, norteamericanos, argentinos, brasileros, colombianos y mexicanos. Representando a la Universidad Casa Grande (UCG), asistieron el Director de Publicaciones y dos de sus docentes investigadores. A continuación, entregamos extractos y resúmenes de las intervenciones más resaltantes.

Resumen de las ponencias escuchadas

Javier Herrán (Rector de la Universidad Politécnica Salesiana del Ecuador–UPSE), abrió el evento señalando que “la universidad se encarga de gestionar el conocimiento y la forma en el saber hacer científico, teniendo en cuenta que el conocimiento migra.

En las ciencias humanas debe existir una ética en la producción del conocimiento. En este campo se experimenta una tensión entre la razón instrumental y la crítica. Es indispensable una docencia investigativa. La universidad no sólo debe ser profesionalizante, también forma un proyecto de vida socialmente responsable, considerando el diálogo intercultural”.

Humberto Margiotta (Italia – Universidad Ca ‘Foscari de Venecia. Filósofo y catedrático de Pedagogía), sostuvo que en el New Public Management and Governance se presentan tres modelos: e lineal, holístico y autopoiético. El último trata de una universidad que acompaña a sus integrantes y la sociedad, para lo cual la interdependencia de los campos es importante.

 

Las universidades han sufrido en los últimos 20 años una mutación genética en cuanto a su estructura organizativa: el equilibrio interno se rige por los principios de la democracia, pero se han convertido gradualmente en organizaciones orientadas a someterse a los principios de evaluación de rendimiento de los gobiernos, para lograr resultados de calidad, tanto en la investigación como en la docencia.

 

En Italia se ha separado la responsabilidad de la gestión y administración, de la investigación y formación, lo que ha permitido el surgimiento de una lógica econométrica de la eficiencia, a expensas de la convivencia y el respeto entre los diferentes componentes de la vida universitaria, generando una fragmentación creciente de los intereses micro corporativos, con consecuencias negativas en el desarrollo general de la comunidad, la investigación y la enseñanza.

 

En el mundo de hoy, la universidad está modificando su rol hacia un papel protagónico en la sociedad. Margiotta propone que hay tres registros: la universidad, el gobierno y el mercado. La primera puede jugar un rol principal, orientándose por las necesidades estratégicas del gobierno y su provisión de fondos, y produciendo un conocimiento para la elaboración de nuevos productos científicos para el mercado. Para esto es necesario un círculo de investigación ligado a un currículo activo, y una voluntad de investigación y cambio.

La fecundidad en la innovación es necesaria, fomentando un sistema comunitario para agregar valor. Esto crea un horizonte de esperanza para las nuevas generaciones, un nuevo humanismo. La universidad debe valorizar el valor que produce. Sin embargo, hay una paradoja europea: esta institución educativa debe innovar en el saber, pero eso implica una renovación de la organización.

Si se hace un poco de todo, no se hace nada. La investigación no debe estar en función de la gran empresa, sino, del cambio del mundo. Es necesario recuperar la pasión por la investigación dentro de la funcionalidad del sistema. La misión de la universidad es docencia e investigación-acción, para lo cual es crucial la alianza de colaboración con los estudiantes

Isidro Aguillo Caño (España) se centró en la crítica de los sistemas de indexación en la región iberoamericana. En cuanto a los productos del conocimiento, afirmó que las universidades deben ser dueñas de su producción, pero el acceso a los repositorios debe ser abierto. Hay varias redes de indexación de publicaciones científicas: Scielo, Redalyc, Dialnet, Latindex, WoS, Scopus, etc. Algunas están impregnadas por intereses, sin embargo, la tendencia es articular todas las redes mediante mega-portales, lo que  implica una capacidad de gestión (Scribd, Slideshare, Figshare, GifHub, Research bloging).

Es necesario que en América Latina se supere el amateurismo, con publicaciones continuas y de autor, para lo cual la gestión editorial debe ser compartida internacionalmente con autorías internacionales.

En realidad, hay un estancamiento en la comunicación científica, que se puede solucionar invirtiendo más dinero de los gobiernos, y manteniendo la cooperación internacional, que es excelente. No presentar la investigación internacional como local.

Por otro lado, hay un gran éxito del acceso abierto de publicaciones en la región, lo cual está bien, pero con una inversión mediocre, 0.5% del PIB (¿podría ser 1.5%?). El acceso abierto es militante, muy agresivo y voluntario, pero no puede sustituir el profesionalismo.

Se utiliza el viejo concepto: publica o perece. Se trata de publicar bien y menos, pero mejor. Es inconveniente que, por ejemplo, Latindex catalogue decenas de miles de revistas de la región con requisitos formales solamente, generando una inflación de publicaciones que no son eficientes. Scielo usa la evaluación de manera monopólica, lo cual es grave. Redalyc, plataforma en México, se ha diluido en lo internacional.

En Google Scholar se vincula el número de trabajos con el tamaño de las instituciones. Las mayores universidades de la región: Sao Paulo, UNAM y Complutense, constituyen el 50% de la producción científica, con su producción propia.

El peso está dado por el tamaño, la capacidad de gestión, y fortaleza de las bibliotecas y las editoriales, pero no hay preocupación por las redes académicas. En Mendelei, casi no aparece nada de la región.

La institución que produce la ciencia y la explote debe ser la propia universidad. Hay que estar presentes en la dimensión multimedia. La revista electrónica debe ser más que una de papel.

Hay sitios especializados, en los que uno puede añadir material de apoyo, como Slideshare, Figshare, GitHub. Entre los blogs, tenemos el famosísimo Microblogging de Twitter (herramienta científica enorme), y hay plataformas como Resarch blogging. Algunas presentaciones en YouTube cumplen esa visión.

Aguillo añade que hay programas que ocultan al autor y la institución de la publicación, lo cual es un asunto de propiedad intelectual y moral. No es correcto que las universidades publiquen a sus autores en un 90%. Se informa del número de usuarios, pero son estudiantes y profesores de la universidad: esto no es un indicador.

El Open Journal System (OJS) dificulta el acceso a los artículos, presentando inaceptablemente los metadatos del editor, porque se conculcan los derechos morales y de propiedad del autor, y de la universidad. No hay PDF en OJS, entonces, se esconde de Google, cuyos usuarios filtran por PDF.

¿Se debe contribuir a Redalyc y Scielo? Sí, pero no a costa de su presencia. Ayudar a OJS a que respete al que origina la información. No es cuestión de publicar mucho, sino mejor.

Aguillo finalizó diciendo que la buena revisión de los artículos por los pares enriquece mucho, aunque la revista no esté en los índices. El artículo debe ser de una calidad original y que la editorial de su universidad promocione el artículo.

Otras intervenciones correspondieron a los representantes de diferentes sitios de indexación en internet, explicando los beneficios y dificultades existentes. Los editores latinoamericanos señalaron que: 1) La edición de publicaciones universitarias es una bella pasión, 2) Con un personal de planta de siete profesionales, se puede publicar en promedio un libro cada seis meses, 3) No hay que pensar solamente en publicar artículos y revistas indexadas de investigación, sino diferentes tipos de publicaciones, que tienen mucho valor.

DESTACADOS:

  • Una universidad que acompaña a sus integrantes y a la sociedad.
  • La fecundidad en la innovación es necesaria, fomentando un sistema comunitario para agregar valor. Esto crea un horizonte de esperanza para las nuevas generaciones, un nuevo humanismo.
  • Es necesario que en América Latina se supere el amateurismo.
  • No es cuestión de publicar mucho, sino mejor.

 

Escrito por

Comentarios cerrados.