VIVE LA CULPA, MUERE LA VÍCTIMA

Entregado: 08-09-2015 / Aprobado: 15-09-2015

Por Marjorie Seminario Macías

Estudiante del segundo ciclo de la carrera de Audiovisual y Multimedia de la Facultad de Comunicación Mónica Herrera de la Universidad Casa Grande.

Resumen: Para salvar mi vida tuve que sacrificar la de ella. Intentó matarme cuando más débil me encontraba, entró a mi cuarto y sin importarle el resultado, fui víctima de sus manos hasta que pude liberarme y un cuchillo jugó como mi mejor aliado.

Abstract: I had to sacrifice her life to save me. She tried to kill me when I was weak, she broke into my room and no matter what would happen at the end, I was victim of her hands until I could break free and the knife played as my best ally.

Palabras Clave: Hospital – Víctima – Enfermedad – Cuarto – Cuchillo – Manos –Cables – Corazón – Respirar

Key words: Hospital – Victim – Illness – Room – knife – hands –wires – heart – breath

 

Ya son 3 días, 9 horas con 24 minutos todo esto me estaba consumiendo. No necesitaba que me digan los doctores qué enfermedad tenía porque incluso yo la sabía, la gente comenzaba a especular. Sólo bastaba observarle fijamente. Rostro pálido, ojos abiertos abatidos por el insomnio, manos frías y un corazón… lleno de culpa.

Frente a mí estaba el causante de mi enfermedad. Cierro mis párpados, enseguida los abro. Ese sueño recurrente me persigue y yo no podía gritar. Intentó destruirme muchas veces; primero fueron sólo palabras, luego mentiras, hasta que finalmente consiguió traerme a la habitación de un hospital.

Esos ojos no me dejan de mirar, como si aún planeara algo en contra mía, quizás está pensando una nueva forma de acabar conmigo. No entendía por qué no me levantaba y me marchaba de este sitio, algo me mantenía a la defensiva.

Esos cables, intenté estirar mi mano y arrancarlos, pero la salida y entrada de enfermeras me detenía. Sólo un tirón y dejaba de respirar. Me calmé y seguía respirando. Debía fingir que todo estaba bien, que yo no hice nada porque ¿quién… sospecharía de alguien en esta condición?

Despierto de un salto, otra vez, no puedo dormir. ¿Por qué tanto odio? Y a pesar de todo esto, yo, no puedo odiarte.

Ese mismo sueño, que realmente pasó hace unos días atrás. Era tarde, cuando interrumpiste en mi cuarto, ataste mis brazos para inmovilizarme. Tus manos ahogaban mi cuello, tenía tus dedos enterrados en mi faringe mientras poco a poco perdía el oxígeno, mis pies te empujaron y te arrojaron al piso. Cubriste mi cara con una almohada, respiraba lento y luego rápido. Aún no sé bien qué fuerzas me ayudaron, pero me liberé. Sentí regresar del limbo.

En la cocina un cuchillo; corriste hacia a mí, lo siguiente, tu cuerpo en el suelo. Moriste. No espera, aún respiras. Llamé a la ambulancia, expliqué con detalle lo que hice por defensa propia. Finalmente, tú y yo en esta habitación.Repito, no sé por qué aún estoy aquí a tu lado, posiblemente la culpa de lo que hice me ata a velarte hasta que te mejores. Pero te observo y con todo mi corazón deseo que no te levantes de esa camilla, que dejes de respirar y que por fin cierres tus ojos, esos ojos que me dicen que lo volverás a intentar. Me vas a matar. No niego que me gustaría desconectar los cables que te permiten respirar. Así descansarás tú, descansaré yo y saldré de este hospital.

Escrito por

Comentarios cerrados.