¡NO PUEDO! (EL ABSOLUTISMO DE LA IMPOSIBILIDAD)

Entregado: 4-09-2014 / Aprobado: 10-09-2014

Por Daniela Cevallos

Estudiante de Comunicación Audiovisual y Multimedia. Ha sido invitada a leer en diferentes bares y galerías underground de Guayaquil desde 2012. Actualmente, es gestora en la iniciativa cultural-literaria El Último Jueves, colectivo encargado de hacer acción literaria dentro de su ciudad.

****

¿Cuál es la extensión adecuada para un poema que surge bajo la imposición de ser improvisado?
La misma que dictamina que todo lo dicho es necesario.

****

Basándome en arrepentimientos y recuerdos remotos
He llegado a la conclusión
Tras haber caído en cuenta de mis propios errores…
Que vengo de la revolución del no puedo por delante…
Que deja su inactividad hasta el final.

A cualquier compromiso,
Tarea,
Favor,
O permiso…
“No puedo” siempre se adelanta en el vocabulario cotidiano.

“No puedo” esto,
“No puedo” hacer aquello,
Definitivamente lo haría, pero “no puedo” con el tiempo.

Como si de una respuesta automática se tratase
Esta imposibilidad ante la vida se nos explaya cuando seguir haciendo nada
es una merecida proeza
Como si cada acción dependiera de una habilidad indescriptible incluso para la ciencia, filosofía.

En situaciones más modernas…
De ser un chat, en lugar del botón de ENVIAR,
Un gran “NO PUEDO”
Apuntaría a la derecha de la ventana,
Junto a la foto del cretino,
Que pide le acompañe a salir de compras UN DOMINGO EN LA MAÑANA.

“No puedo”, en serio quisiera,
Pero tengo un asunto “cualquiera”
Que debo atender en un momento inerte.

Por ejemplo:
Cuando se debe llegar a cumplir con una obligación social
Y el “no puedo” llegar antes de las nueve
Asoma en la cabeza cada que
hay que reunirse con gente que no se desea ver.

“No puedo” como muletilla de una generación sin ganas de serlo.

“No puedo” cuando debes hacer algún esfuerzo,
Mover un mueble,
Prestar dinero,
Acompañar al súper,
O llevar a tu hermano al colegio

¿Lo intentaste?
No
¿Preguntaste cómo hacerlo?
No
¿Viste algo que te muestre como hacerlo?
No
¿Entonces como sabes que no puedes?
Solo, no.

Me cansa que nadie pueda hacer nada cuando se lo pides hacer.

Pero, como en todo se es un poco hipócrita,
(costumbre de nuestra parentela)
Se le dice a todo
Que: “querer es poder”
Y porque “puedo” te diré que todo es posible si crees que lo es

Pero… ¡Qué gran mentira!

Cuando se sabe que en realidad
Nadie puede hacer nada
Porque “no puedo” es más educado que decir
“No lo quiero hacer”
En serio, no.

Entonces,
Queda como premisa,
Que aunque quiera decir que esto que digo tiene algo de razón… Y la tiene en gran medida

“NO PUEDO” dejar de pensar que si se lo digo al resto
Es porque muchas veces
A quien necesito
decírselo,
termino siendo yo.
Yo, yo, yo.

“No puedo” con la realidad del absolutismo del “no puedo”

¡No puedo!

“No puedo” dejar de pensar en este poema
Como una reflexión…
O una aseveración.

¿Será que es resto también basa sus excusas en muletillas del lenguaje?

El absolutismo de la imposibilidad…

No puedo,
¡PORQUE NO QUIERO!

nopuedo_03

Escrito por

Nos reservamos el derecho de publicar comentarios.

No existen comentarios aún.

Deja tu comentario