HUELLAS DE CEMBA 3

 

Entregado: 08-04-2015 / Aprobado: 15-04-2015

Por Viveka Falquez

Estudiante del cuarto año de la carrera de Marketing de la Facultad de Comunicación Mónica Herrera

De la Universidad Casa Grande. Bachiller del Colegio Alemán Humboldt. Directora de la División de

Artes Plásticas de la Academia de Bellas Artes Cemba.

 

Artículo 1: La experiencia del arte

Las artes visuales se han desarrollado y expandido de gran manera, lo que ha causado que para su mejor entendimiento y estudio, se las divida en subcategorías, como: dibujo, pintura, escultura, fotografía y otras. Esta categorización fue muy útil en tiempos antiguos, pero a medida que los años pasaron, las artes tuvieron varias transformaciones,una de las más importantes es que dejaron de ser entendidas por subcategorías en las que cada una crea impresiones diferentes, sino que ahora las artes visuales son entendidas como un complemento entre todas éstas, para crear una gran experiencia en común.

Lo anterior quiere decir que un artista ya no debe limitarse a una técnica, un espacio o forma tradicional para expresar algo, sino que puede usar todos los recursos de las artes que necesite. Por ejemplo, si se quiere representar el dolor, ya no pinta un personaje llorando, donde llama más la atención la precisión de los rasgos que el sentimiento que se quiere mostrar,sino que ahora, una opción sería crear todo un escenario, en el que el piso por el cual las personas caminen, esté manchado con colores que impacten como rojo y negro, que haya grandes fotografías y cuadros que reflejan dolor, no por los rostros sino por colores y formas que se han captado; hasta se podría utilizar otras ramas del arte, como la música, para ambientar el lugar; e incluso actores podrían llevar a cabo un performance con la misma temática.Todo esto con la finalidad de hacernos vivir una experiencia completa, en la que se activen nuestros cinco sentidos y así el arte sea memorable, no más por sus divisiones y sus respectivos impactos, sino como un todo, y la vivencia completa que estos representan.

 

Artículo 2: La ciencia y el arte

Día a día nos enfrentamos con realidades sociales, posturas políticas, culturas, costumbres, y en fin, comportamientos del ser humano que han sido investigados y analizados por un sin número de estudios psicológicos, sociológicos, etnográficos, entre otros. Son experiencias que vivimos día a día, pero por tratarse de temas abstractos, muchas veces no logramos entenderlas por completo con los estudios científicos que tenemos a la mano.

Lo que no tomamos en cuenta es que también hay películas, canciones, obras de teatro, pinturas, esculturas y otras expresiones del arte, que llevan detrás una gran carga de conocimiento sensible sobre estos mismos temas y que por medio de ellos sería más simple entender todo lo que a veces parece tan complejo. Nos hemos mal acostumbrado a pensar que todos los estudios pueden ser entendidos sólo por medio de la ciencia, cuando la misma ciencia ha demostrado que por medio del arte también se lo puede hacer.Entrar al mundo del arte significa sumergirnos en una forma diferente de expresar lo que vemos a diario, por lo que es una valiosa fuente para enriquecer nuestro conocimiento y facilitar el entendimiento sobre el ser humano y su entorno.

Artículo 3: ¡La división nos tiene ciegos!

Joshua Bell es un exitoso violinista que aceptó la propuesta del diario The Washington Post para tocar de incógnito en la estación de un metro en Washington, Estados Unidos. Durante los 45 minutos que Bell estuvo tocando complejas composiciones de diversos músicos, apenas siete personas (de las más de mil que pasaron), se detuvieron a escucharlo. Días después se reveló la verdad, el músico había tocado con un violín valorado en $3.500 y tres días antes de este experimento, él había dado un concierto en el Boston Symphony Hall, cuyas entradas constaban más de $100 cada una, y el lugar había estado completamente lleno.

Esta pequeña historia de la vida real, nos demuestra que vivimos en un mundo donde hemos decidido que el arte valioso sólo puede estar sobre escenarios, en grandes estadios o reconocidos museos; cuando hemos visto que éste puede presentarse en la estación de un tren o en las calles sobre las que caminamos día a día. No nos ceguemos, el arte no tiene lugares definidos ni debemos de definirlos nosotros tampoco, ya que se realiza en lugares inesperados y esa es su mayor belleza. No condicionemos el espacio del arte, sino que convirtamos al mundo en un gran espacio para los artistas.

 

El Mundo (2007). EXPERIMENTO DEL ‘WASHINGTON POST’. Recuperado de: http://www.elmundo.es/elmundo/2007/04/10/comunicacion/1176170531.html

RECUADRO:

“Entrar al mundo del arte significa sumergirnos en una forma diferente de expresar lo que vemos a diario”.

Escrito por

Comentarios cerrados.