CASA SINFÓNICA: LA MÚSICA AL SERVICIO DE LAS IDEAS

Entregado: 31-05-2016 / Aprobado: 00-00-2016

 

Por Giancarlo Castro

La música es un canal directo hacia la creatividad. Esa fue la consigna que Consuelo Hidalgo coordinadora de la dirección de Arte y Cultura de la Universidadtuvo en mente desde el inicio en la realización de Casa Sinfónica, un concierto de cuerdas tanto sublime como didáctico. La noche del 17 de febrero de 2016, a las 19h00, en la biblioteca de la Universidad Casa Grande, el maestro violinista Iván Fabre, director de la orquesta de cámara del teatro Centro de Arte, ofreció un concierto junto al cuarteto de cuerdas Modern Strings, que significó un repaso por las obras más representativas de la música clásica, hasta llegar a la actualidad, incluyendo las piezas más conocidas de nuestra región, adaptada al formato de cuarteto de cuerdas.

Casa Sinfónica fue un concierto con un formato diferente, en donde previo a la interpretación musical, se explicaba al público sobre el contexto histórico de la época, el significado y relevancia de la obra. El concierto comenzó con Las cuatro estaciones, de Antonio Vivaldi, divida en cuatro partes (primavera, otoño, verano e invierno). Iván Fabre, quien además es violín principal de la orquesta sinfónica de Guayaquil, explicó que cada parte hace referencia a una estación del año y por esa razón, varía la intensidad.

Iván ya había trabajado anteriormente en proyectos con la orquesta sinfónica que tenían como objetivo ofrecer conciertos en lugares urbanos y llevar la música hasta el público. Casa Sinfónica va más allá, y a través de la conversación didáctica, el público se involucra más con la música. Luego de tocar varias piezas clásicas, Fabre y el cuarteto Modern Strings, interpretaron Libertango del compositor argentino Astor Piazzolla y una versión del pasillo Romance de mi destino del quiteño Gerardo Guevara.

La propuesta es que estos conciertos se repitan cada dos meses, y una de las principales motivaciones para conseguirlo es la posibilidad que tiene la música de inspirar a las personas. “Estos conciertos pueden ayudarte a expandir tus ideas y posibilidades dentro de tu campo de profesión. Un ser humano inspirado tiene también el poder de inspirar a su entorno”, así lo piensa Consuelo Hidalgo coordinadora de Arte y Cultura de la universidad.

La primera edición de Casa Sinfónica terminó con la canción Eleanor Rigby de los Beatles, una canción ejecutada en su totalidad por instrumentos de cuerda, que fue el cierre perfecto para una noche entre melodías y recuerdos.

 

Escrito por

Comentarios cerrados.