HISTORIA DEL SISTEMA UNIVERSITARIO NORTEAMERICANO

 Audelia High

Su sistema de educación superior tiene una importancia inestimable en sostener la democracia en los EEUU.  El fundamento básico siempre ha sido oportunidad para superarse, hasta donde le alcance su talento,  concepto crucial para mantener el sistema democrático. Cuando se conoce a una persona, la primera pregunta es dónde estudió. La respuesta lo ubica su capacidad, perseverancia, situación financiera. Eso indica la importancia social del ser.

Las primeras instituciones de educación superior se hicieron en la tradición inglesa, Oxford y Cambridge.  Los títulos de Harvard explícitamente afirmaban que se había graduado pro modo Academia rum in Anglia, o sea en la manera inglesa. Aun para William & Mary, fundada como una  escocesa, el sabor inglés se hizo dominante. Entre 1729 y 1745  8 de los 13 docentes fueron graduados en Oxford, casi todos en Queens College.

Las primeras fundaciones fueron en conexión con una u otra de las iglesias cristianas. Su misión era educar pastores para una población que había emigrado buscando libertad de culto.  Massachusetts fue puritana, y por lo tanto Harvard.  Pennsylvania era de los Quakeros, y asi la Universidad de Pennsylvania. William & Mary como fue Presbiteriano. Thomas Jefferson, como casi todos los fundadores de la nación  deísta, fundó la Universidad de Virginia sin vínculo con ninguna secta, y diseñado para ser laico, abierto.

Aun con este patrón inglés, los primeros promotores no pudieron  reproducir el modelo Oxford de varios colleges agrupados en una gran universidad.  La escasa población, su relativa pobreza, junto con la inmensa extensión de territorio, lo hacía imposible. Además, era improbable que el rey hubiera autorizado la formación de una universidad de  importancia.  Así, desde un principio se fundaron varias, muchas, instituciones a lo largo del territorio, siempre pequeñas, siempre para servir la población aledaña. Se establecieron juntas interinstitucionales de control, parecidas al sistema holandesa.  Proponían mantener calidad e imponer  estándares.    Las Universidades formadas por los escoses Presbiterianos eran, en general, no residenciales, y más dirigidas a formar profesionales que formar hombres; incluyen Princeton, Columbia y William & Mary.  Estas instituciones también fueron gobernadas por prominentes miembros de la comunidad, en vez de por académicos. El reproducir el modelo inglés estableció diferencias con el modelo continental seguido en la América hispano parlante o francófono.

¿Cuál fue primero?   William & Mary indudablemente fue entre los primeros, pero su decisión de mantener su nombre como College le quita reconocimiento.  Destruido en la Guerra Civil, tuvo que buscar financiamiento estatal, inusual, para su reconstrucción. Admitió mujeres a sus programas de pos-grados en 1918. Harvard recibió su carta en 1636.  Requería buen dominio del latín para ingresar, y la regla diaria incluía oraciones matinales y vespertinas. Estudiaban desde las 7am hasta las 5 de la tarde.  Su rol era educar ministros puritanos.

En 1819 Thomas Jefferson fundo a la University of Virginia en Charlottesville. Su visión fue de una universidad no sectaria. Los 10 pabellones se agrupaban alrededor de la biblioteca en vez de la  capilla.  Durante el primer año de operación los estudiantes almorzaban todos los domingos en Monticello con Jefferson. El 4 de julio de 1826, al terminar el año escolar, falleció Jefferson. Estableció programas de pos grado en leyes, medicina, y los estudios clásicos.

Otros primeros.  Mi alma mater, Vassar College, fue fundado en 1860 en Poughkeepsie NY por Matthew Vassar, un fabricante  de cerveza, con la visión de dar una educación seria, académica a mujeres. Atraía a sus facultades todas las mujeres intelectuales existente en el país. Estudiaban literatura, por supuesto, pero también astronomía, química y otras ciencias. Se mantuvo a la vanguardia durante 100 años, y luego decidieron admitir hombres.  Se perdió y se ganó.

La primera institución dedicada a la educación de los Afro Americanos fue fundada en Philadelphia en 1837, aun antes de la abolición de esclavitud, obra de un Quakero, Richard Humphreys, y preparaba sus estudiantes para trabajar en su comunidad como profesores.

Las escuelas ‘Normal’ fueron apodadas así porque su meta era preparar profesores para el sistema educativo que alcanzaban las normas vigentes.  La primera fue en 1839, en Framington Massachusetts, y sigue en operación actualmente. Recibían bachilleres, generalmente en residencia. Hubo para mujeres, para hombres, para Negros.  Llenaban una gran necesidad de la república. Y ofrecían empleo a una población sin alternativas. UCLA nació como normal. La mayoría han sido absorbidos como facultades de educación en las Universidades Estatales.

Una de las innovaciones americanas más importantes fueron las Land Grant Colleges.  Nacidos bajo una legislación nacional, Morill Act of 1862, reconocía los cambios fundamentales en la sociedad, tanto en clases como en necesidades profesionales.  El gobierno central cedía tierras federales a los estados para que estos pudieran construir instituciones de educación superior para su clase media.  La visión de esta educación era formar especialistas en agricultura, ingeniería y ciencia, no hombres versados en los clásicos.  Durante 100 años estas instituciones sirvieron sus comunidades, en el marco de una revolución industrial que requería de mano de obra calificada, y una población que anhelaba puestos de trabajo libres del trabajo sacrificado de las granjas. Fueron cientos estos land grant  colleges. Y la república les debe mucho.

Otro elemento fundamental en la educación de esta población en aumento, y deseosa de mejorar su lugar en la sociedad, fue el sistema de community colleges.  El formato, la calidad y el éxito varían mucho. Generalmente  ofrecen dos años de estudios, y emiten un diploma de asociado. Pero siempre ofrecen oportunidades a una población sin alternativa. Son generalmente municipales, o  subsidiarias al sistema de universidades estatales, no residenciales, ofrecen clases básicas en horarios cómodas para estudiantes que trabajan. Tienen solo dos años de clases con créditos, pero también ofrecen a la comunidad muchas clases sin créditos. Por ejemplo, inglés para extranjeros, artesanía o cultura general. En 2000 en las community colleges hubo 6 millones de estudiantes formalmente matriculados.  Otros 5 millones participaban en las clases informales. Algunos tratan de transferir luego a instituciones más prestigiosas y más completas, pero para otros esto es su única exposición a una educación pos colegial.

En 2000 hubo 630 universidades públicas de 4 años de estudio. Estas  instituciones son docentes a nivel de pregrado, y preparación profesional en posgrado. Estas, más las que hacen mucha investigación, tuvieron 6.2 millones matriculados en el año 2000, 5 millones a nivel pregrado y un millón de pos grado. Los privados sin fines de lucro, muchos religiosos, matricularon 2.3 millones estudiantes de pregrado, y más de 700,000 pos grado.  Las instituciones con fines de lucro usualmente son tecnológicos, pero existen 320 que ofrecen licenciatura con 750,000 matriculados, 50,000 de ellos a nivel graduado. Hay muchos colleges de 4 años, de muy buen nivel, especializando en educar en las artes liberales a una población que busca educarse, no un entrenamiento profesional.

La acreditación NO ES ESTATAL. Jamás sería posible.  Se organizaban asociaciones regionales que se encargan de la tarea de acreditar instituciones para su gremio. Existen colleges y universidades no acreditados. Algunos escogen no acceder  por razones ideológicas o religiosas. Y otros no pueden.

La gestión de las universidades se basa en las políticas Jeffersonianas, de gobierno local y limitado. El gobierno federal no tiene injerencia para nada. Los gobiernos estatales utilizan distintos modelos. Los mejores sistemas públicos, Michigan o California, reconocen la autonomía absoluta de las universidades. Como en toda la vida americana, el sistema privilegia métodos para proteger la ciudanía y los organismos locales del peso del gobierno central.

El costo de la educación superior en los USA es alto e incrementando.  Para contrarrestar esto,  las universidades, tanto públicos como privados, buscan afanosamente fuentes de financiamiento alternas al aumentar la colegiatura. Implica vender servicios, y suplir necesidades del sector privado con proyectos, y otras actividades que hacen que la universidad corre el riesgo de perder su clásico función. Pero, quién dice que lo tradicional, histórico es la única respuesta?

Canadá, aún mas escaza de población que las colonias más al sur, recién fundó en 1660 un seminario a nivel superior en Quebec, promovido por el Obispo Laval. Brevemente, el sistema universitario canadiense parece bastante al americano, pero tiene sus peculiaridades.  Las universidades son públicas casi en su totalidad, respondiendo a las provincias o municipalidades.  Su acreditación es inherente a su permiso de funcionamiento. Las privadas han sido tradicionalmente religiosas. Hay una polémica agria en la sociedad; por cumplir con sus principios de egalitarianismo y solidaridad no han deseado que entren a funcionar instituciones privadas que por alto costo  excluirían a segmentos de la sociedad. Esto mientras reconoce la dificultad de competir con el sistema americano en calidad de investigación.

Ahora a los desafíos que enfrenta el sistema de educación superior americano, y sus  contribuciones.  El sistema funcionó plácidamente hasta la década de los 60’s. (Ven la película La Sonrisa de Mona Lisa.)  Pero con los años 60 llega una revolución, y un cambio profundo de una sociedad no puede pasar desapercibida por las universidades.

El movimiento anti guerra hizo florecer una polarización, entre conservadores y liberales, entre jóvenes y maduros, entre los que creían a pies juntos a su gobierno y los que llegaron a dudar a todo. En las universidades se pasó de una actitud estudiantil bastante  conformista a un rechazo a toda autoridad,  sin razones. Y se rompió el tradicional vínculo entre muchas universidades y las fuerzas armadas, prohibiendo a ellas a reclutar voluntarios en los campus, y eliminando programas que preparaban jóvenes para una carrera militar.

La lucha por los derechos civiles tuvo como secuela un ‘aflojamiento’ de los requisitos para ingreso a la universidad, conocido como acción afirmativa, y la consecuente inflación de notas para acomodarles dentro del sistema. También, hubo harta presión para incluir materias vinculadas a las poblaciones anteriormente invisibles, llevando a una oferta académica más rica, menos tradicional, pero también a veces carentes de seriedad.

La apariencia de los hippies y la cultura de drogas aunaron al rechazo a la autoridad de los mayores, y el crecimiento de una cultura de egocentrismo, sin las ambiciones tradicionales ni la ética de trabajo de sus mayores. Su presencia en la universidad fue una tentación para los curiosos, los débiles o los buscadores de una salida fácil.

La revolución de las mujeres también influyo en la vida universitaria. Durante un siglo habían asistido para buscar marido, o adquirir destrezas que le permitan trabajar hasta casarse. Comenzaron a presionar para ingresar a posgrados profesionales de prestigio, y hoy ocupan más de la mitad de los cupos.

El activismo en todos los sabores y colores fue un choque de culturas en las universidades. A veces  los estudiantes se movilizaban para obligar a la institución a desinvertir en ciertas acciones de bolsa, por no estar de acuerdo con las políticas de esas compañías. Otras veces exigían puestos de cogobierno. O demandaban mayores oportunidades para ciertas poblaciones.

La suma de todos estos cambios fue una universidad más democrática, menos elitista,  menos exigente, y todavía buscando su camino.

Pero, ¿qué contribuciones ha hecho esa universidad a sus pares foráneas?  Construyó un sistema que permite pensar en incluir a todos los que desean acceder a educación superior. Ha sostenido el sistema democrático ofreciendo oportunidades a todos, y por lo tanto evitando la necesidad de revoluciones. Dio un destino para salir de sus pueblos para una juventud de 18 años, y conocer  toda la nación, creando así nación antes de que la tele tratara de suplir este rol.

Y me educó.

 

Escrito por

Nos reservamos el derecho de publicar comentarios.

Comentarios cerrados.